Por Dra. Ana Karina Ramírez. Anatomopatólogo-Especialista en Patología Mamaria y
Dr. Víctor Acosta Marín. Cirujano Mastólogo

El cáncer de mama es una de las primeras causas de muerte por cáncer en las mujeres de todo el mundo. El día internacional de la lucha contra el cáncer de mama, celebrado todos los 19 de octubre surge en 1985, como una iniciativa entre las sociedades médicas, farmacéuticas y pacientes sobrevivientes de cáncer de mama sensibilizados por la necesidad de educar para establecer conciencia tanto en el personal de salud como en el público en general sobre la gran oportunidad que tiene la mujer, y por ende la sociedad, de reducir la morbimortalidad por cáncer de mama mediante el diagnóstico temprano, el manejo multidisciplinario y el acompañamiento familiar.

Hoy, día el tratamiento para el cáncer de mama sigue basado en cirugía, radioterapia y tratamiento médico sistémico pero con sustanciales avances en los últimos 50 años que incluyen más y mejor tecnología diagnóstica, así como el desarrollo de programas de estudios para formación de especialistas dedicados a la patología mamaria. Pasamos del exclusivo tratamiento “radical” a la conservación de la mama y de allí a lo que conocemos hoy como la cirugía oncoplástica incluyendo técnicas avanzadas en reconstrucción mamaria que permiten obtener mejores resultados estéticos conservando los indispensables criterios oncológicos para su tratamiento.

De la radioterapia con secuelas en algunos casos ominosas, a esquemas de hipofraccionamiento y radioterapia en el mismo momento de la cirugía que siguen cumpliendo su resaltante función en el control locoregional de la enfermedad con menor compromiso de la piel y tejidos blandos actuando sinérgicamente en el buen resultados oncológico y estético que la paciente necesita. Hemos avanzado de forma importante en la disposición de tratamientos médicos con menos efectos secundarios y terapias dirigidas que han aumentado considerablemente la sobreviva de las pacientes, inclusive en el escenario metastásico.

De las autopsias en pacientes que no lograban vencer la enfermedad, al detalle microscópico y el avance molecular con el que podemos ofrecer diagnóstico y caracterización más precisa de la enfermedad en cada paciente permitiendo ofrecer tratamientos más individualizados y ajustados.

En la gran mayoría de los países se lleva a cabo programas gubernamentales de diagnóstico temprano (cribado, pesquisa, etc), en los que se le ofrece a la mujer asintomática controles periódicos a través de la realización de la mamografía, la cual es una herramienta diagnóstica de valor reconocido capaz de detectar lesiones de hasta 3-4mm, antes de que la paciente pueda tocárselas! y de esta manera ampliar las posibilidades de conservación de la mama y a la vez de curación de la enfermedad.

En Venezuela el cáncer de mama ocupa el primer lugar en incidencia y mortalidad por cáncer en la mujer, y tristemente debemos reconocer que nuestras pacientes padecen las vicisitudes de un sistema sanitario público precario que no contempla políticas de pesquisa poblacional para el cáncer de mama, donde la mayoría de los estudios mamográficos en centros públicos o de bajo costo no cumplen con requisitos mínimos de calibración de los equipos, disponibilidad de repuestos, mantenimiento adecuado y algunas veces incluso de personal entrenado y calificado, esto agravado por el triste éxodo de profesionales especializados que en nuestro país hemos experimentado.

Es una realidad que la medicina privada venezolana ha tenido que suplantar las responsabilidades de la asistencia pública en salud y que en los últimos años ha sido duramente castigada por políticas herradas que hoy son la cruz de nuestra sociedad. Sin embargo, debemos destacar que por fortuna nuestro país sigue contando con profesionales de alta calidad que a pesar de los tiempos difíciles que vivimos continuamos comprometidos con nuestra práctica profesional, con nuestras pacientes y con nuestro país, en la esperanza de construir una sociedad mejor. Es por eso que hoy nos unimos a la celebración de este día tan importante con la consciencia y la esperanza de poder ofrecerles a nuestras pacientes lo mejor de nosotros para su bienestar, para su curación, en la confianza de reconocer cada día como una gran oportunidad para seguir haciendo país!