Con la llegada del nuevo coronavirus el SARS-CoV2 al mundo, han surgido interrogantes de cómo se pueden desempeñar las actividades diarias sin riesgo de contagiarse o contaminar a otros. El amamantamiento a los bebés está entre una de ellas y es fundamental saber cuáles son las medidas para alimentar a los lactantes, de tal manera de disminuir la posibilidad de inoculación.

Jorge Alvarado, especialista en puericultura y pediatría en el estado Mérida, explica que hasta junio pasado no había evidencias científicas que confirmaran la transmisibilidad o no de la enfermedad COVID-19 a través de la leche materna. La posibilidad de que el bebé se infecte consumiéndola es baja.

Si la madre o el pequeño están contagiados se debe seguir el protocolo de seguridad establecido; las medidas de higiene serían: el uso del tapaboca, una máscara facial con visor, así como el lavado de las manos antes de la manipulación de los senos y del niño.

“La lactancia materna sigue siendo la estrategia más efectiva para evitar infecciones en los primeros meses de la vida del niño”, enfatizó Alvarado. Este alimento natural también previene enfermedades y la desnutrición infantil, además de contribuir a la activación del sistema inmunológico del bebé y una serie de mecanismos que son esenciales para el desarrollo.

Es por eso que Alvarado recomienda continuar alimentando al niño con leche materna a pesar de que la mamá sea portadora de la enfermedad. Uno de los métodos que se puede utilizar para prevenir el contagio, es que la madre extraiga la leche y que un cuidador sano alimente a su hijo.

Opcional el uso de similares a la leche materna

Cabe destacar que, la elección de continuar amamantando al niño directamente corresponde a la mamá y al equipo médico que la está tratando, dependiendo de su condición clínica. “Si la madre no está en condición para alimentar a su bebé, se podrían utilizar métodos alternativos como sucedáneos de la leche materna; pero la lactancia es la que transmite al niño anticuerpos para evitar la infección”. Estos similares se recomiendan sean dados a los menores de seis meses que no pueden recibir otro tipo de alimentación. La higiene y la prevención son esenciales para evitar el contagio de la COVID-19; la recomendación es mantener las medidas de prevención y la desinfección constante de las manos.